Volver a los detalles del artículo Las pruebas de Dios y las cuatro nadas de Kant