Volver a los detalles del artículo Nuestra escuela y la posmodernidad